Última actualización: 24/04/2020

Nuestro método

14Productos analizados

18Horas invertidas

7Estudios evaluados

68Comentarios recaudados

Queremos que cada miembro de la familia esté cómodo y protegido. Y como somos justos, comenzaremos por los más pequeños. Te damos la bienvenida a ReviewBox, hoy te contaremos todo sobre los fulares.

Estos largos pañuelos funcionan para que sostengas a tu bebé cerca de ti de una forma segura, mientras puedas emplear tus manos para llevar otros objetos o realizar otras actividades. Él se mantendrá cómodo cual bebé canguro. ¿Quieres saber más sobre ellos? Seguramente luego de leernos querrás ir rápido por uno de ellos.

Primero lo más importante

  • Si te has preguntado si realmente es recomendable utilizar fulares, dónde puedes encontrar uno o qué tan complicado puede resultar colocarlos, nos encargaremos de aclarar cada una de esas dudas para que saques el mejor provecho de ellos.
  • A pesar de que la variedad de fulares es realmente extensa, podemos dividirlos en 2 grupos cuando de flexibilidad se trata, en rígidos y elásticos. Cada uno de ellos te brindará determinadas características en términos de soporte, material, nudos y ubicación del bebé.
  • Es importante que antes de adquirir un fular tomes en cuenta la edad de tu pequeño o de los niños que lo emplearán, el material con el cual ha sido elaborado, la metodología de amarre y algunos elementos adicionales que podrás encontrar.

Los mejores fulares del mercado: nuestras recomendaciones

El fular preferido de los usuarios web

Este fular de MASHO PS&P cuenta con una puntuación de 4.5/5 en Amazon, y ha sido reseñado por más de 160 compradores. Está fabricado 100 % de algodón, por lo que es totalmente transpirable y cómodo para tu pequeño. Le será útil hasta los 13 kg, por lo que disfrutarás de él por un muy buen tiempo. Además, podrás lavarlo a máquina.

El fular favorito para climas fríos

Aunque puede emplearse durante cualquier época del año, este fular de Lictin mantendrá a tu niño a una temperatura cómoda y cálida, para que se sienta siempre a gusto. Además, podrás utilizarlo también como cobertor para lactancia o manta para tu niño. Está fabricado 95 % de algodón y 5 % de spandex, por lo que podrás lavarlo sin problemas en lavadora.

El fular más práctico y fácil de usar

No podíamos dejar por fuera este modelo de JJ Cole, que además de tener mucho estilo, cuenta con un soporte para que tu espalda y hombros no sufran el impacto del peso de tu bebé. Puedes encontrarlo en tallas S, M y L para que se adapten perfectamente a la mamá y al papá; y su color negro permitirá utilizarlo en cualquier ocasión.

Guía de Compra: lo que necesitas saber de los fulares

Sabemos que nuestros niños se mantienen cómodos en ellos y que nos permiten realizar las actividades de forma más práctica al emplearlos. Pero realmente hay mucho más que decir sobre ellos y aquí contestaremos tus dudas más frecuentes.

Los fulares pueden adaptarse tanto a madres como a padres, para mantener a sus niños cerca. (Foto: Jozef Polc / 123rf)

¿Son buenos o recomendables los fulares portabebés?

¡Sí! Muchos especialistas de la salud y la infancia recomiendan el uso de fulares por diversas razones. A diferencia de otros accesorios para cargar a tu bebé a donde vayas, el fular representa un peso totalmente ligero, por lo que solo sentirás aquel que aporte tu bebé y estará bien distribuido en tu espalda y hombros.

Es una forma fácil y segura de trasladar a tu niño, quien aprovechará tu temperatura corporal para mantenerse cómodo. Es importante evitar las mochilas que sugieren cumplir con esta función, para que las piernas de nuestros niños no queden colgando. Aunque su primer uso puede complicarse, seguramente te encantará este producto.

Ventajas
  • Seguridad y facilidad en el traslado
  • Buena temperatura para el bebé
  • Equitativa distribución del peso
  • Permite tener manos libres
  • Postura ergonómica para el bebé
Desventajas
  • Pueden confundirse con mochilas no recomendadas
  • Son útiles hasta antes de los 3 años
  • Pueden ser complicados de colocar

Fulares rígidos o elásticos - ¿A qué debes prestar atención?

Existen muchos materiales con los que pueden crearse los fulares que encuentres, sin embargo podemos dividirlos en rígidos y elásticos, según su sensación y soporte brindado. Te comentamos acá un poco de cada uno de ellos.

Rígidos. Este tipo de fular permite que puedas emplearlo desde edades tempranas del bebé hasta que alcance 18 kilogramos, aproximadamente. Las telas o tejidos empleados en este tipo de fular tienden a ser muy variados, como sarga, jaquard, lana y otros.

Puedes emplearlo desde edades tempranas del bebé

Como punto en contra, es necesario que ubiques a tu bebé contigo para comenzar a armar el fular, y asegurarte así de que esté lo suficientemente firme, pero cómodo a la vez. Este tipo de modelos suele requerir la creación de varios nudos para lograr el resultado final.

Elásticos. Los fulares elásticos tienden a ser los favoritos de las mamás y los bebés, gracias a la comodidad en su textura y en su uso. Puedes acomodar a tu bebé luego de posicionar el fular, por lo que hace el proceso mucho más sencillo.

Tienden a ser los favoritos de las mamás y los bebés

Ya que su tela estira, puede comenzar a ceder con el paso del tiempo, así que solo se recomienda para bebés hasta los 12 kilogramos. Dependiendo de su modelo, puede ser necesario hacer pocos nudos o ninguno, y encontrarás opciones en telas de algodón, bambú, lino y otras.

Rígidos Elásticos
Ubicación del bebé Antes de acomodar el fular Antes o después de acomodar el fular
Nudos Varios Pocos o ninguno
Peso soportado Hasta los 18 kg Hasta los 12 kg
Materiales Telas o tejidos como sarga, jaquard, lana, poliéster Telas como algodón o lino

¿Dónde comprar fulares portabebés?

De antemano te decimos que no es complicado encontrar estos accesorios. Puedes acudir a tiendas relacionadas con artículos para bebés como Myma Bebé, Farfallina, Bebé Trapoz y Más, entre otros. También a comercios como Walmart y Liverpool.

No obstante, si prefieres echar un vistazo a los hermosos modelos que las tiendas en línea tienen para ofrecerte, te recomendamos acudir a portales como Amazon, Mercado Libre, eBay y las plataformas de compras online de los establecimientos que mencionamos previamente.

https://www.youtube.com/watch?v=gMwgGbkbx_4

¿Cómo se ponen los fulares portabebés?

Quizá esta sea la mayor duda de todas, y dependerá del tipo de fular que escojas (algunos de ellos incluyen instrucciones). Pero básicamente si cuentas con un fular constituido por un largo pedazo de tela, es esto lo que debes hacer:

A lo ancho, toma el fular por el centro y ubícalo en tu cintura. Cruza la tela en tu espalda y pasa los extremos por encima de tus hombros. Sostén a tu bebé de frente y pasa el pedazo de tela en tu estómago por detrás de sus piernas. Su colita debe quedar cómoda a la altura de tu ombligo.

Acomódalo de buena manera y, sosteniéndolo con firmeza, pasa las telas restantes cruzadas por su espalda y amárralas en tu espalda para mayor soporte. Es posible que necesites ayuda de un tercero mientras realizas este proceso por primera vez.

Criterios de compra: factores que te permiten comparar y calificar los distintos modelos de fulares

Antes de adquirir ese fular que tanto deseas para tu comodidad y la de tu pequeño, te invitamos a evaluar estos factores para conocer cuál modelo será el definitivo para llevar a tu niño contigo a todas partes de la mejor manera posible.

Edad del bebé

Los fulares pueden comenzar a emplearse desde que tu niño tiene apenas unos meses de nacido y hasta que alcanza los 2 o 3 años, pero las especificaciones de ellos no serán las mismas para rendir al cien por ciento.

Hasta los 4 meses. En este periodo, es importante escoger un fular de algodón elástico para que tu bebé transpire con normalidad y la tela se adapte a la postura que tu pequeño tome. Puedes posicionarlo mirando a tu pecho con las piernas recogidas (postura usual que toma para dormir) y colocarlo de lado, como si fueras a darle pecho.

De 4 a 8 meses. Ya que en este tiempo podrá sostener su cabecita de forma más firme, puedes optar por fulares semielásticos que lo mantengan firme mediante unos nudos bien hechos. Asegúrate de que el modelo que elijas permita que sus piernas no cuelguen, sino que sus rodillas se mantengan a la altura de sus caderas.

De 8 meses en adelante. Cuando los niños tienen un mayor peso y más autonomía de movimientos, es importante que tu fular les brinde un mayor soporte. Por ello puedes comenzar a optar por fulares más rígidos que le brinden estabilidad a tu niño y que cuenten con amarres muy estables, en especial cuando ha superado los 12 kg.

foco

¿Sabías que los fulares afianzan el vínculo entre los padres y el hijo? Además, les brinda una sensación de seguridad y calidez inigualable

Material

Realmente no podríamos resumir en pocas líneas todos los materiales de los que puede estar hecho un fular, pero hoy te nombraremos aquellos que se emplean con mayor frecuencia y cuál será el efecto que conseguirás al utilizarlo.

Algodón. Este material es el rey de la comodidad y la frescura. Cuenta con buena estabilidad interna que se adaptará a la posición que tu bebé adopte. Además, suele ser muy duradero, por lo que podrás pasarlo de generación en generación cuando tu bebé crezca lo suficiente para no utilizarlo. Como si fuera poco, podrás lavarlo en máquina.

Lino. Los modelos de lino suelen ser también bastante frescos y resistentes, por lo que son recomendables durante climas cálidos o lugares húmedos. Ya que es más firme, puede ser una buena opción para niños con más peso.

Lana. Sí, también es común observar diseños tejidos que resultan hermosos y que son ideales para ambientes fríos (también permiten la transpiración). La suavidad que brinda es inigualable y deberás lavarlo a mano para mayor cuidado, o en un ciclo suave con agua tibia.

Amarre

Este es uno de los factores más importantes, ya que determinará el nivel de soporte y firmeza de tu pequeño. Un buen amarre te permitirá realizar tus actividades sin preocuparte constantemente por mantener a tu bebé en su lugar.

Nudo. La mayoría de los fulares regulares, es decir, que constan de un largo trozo de tela, necesitarán que realices un nudo final luego de posicionarlo estratégicamente para crear un espacio frontal para tu niño. En este caso, es importante que elijas modelos firmes cuyo nudo no se deshaga con facilidad.

Argollas. Algunos fulares cuentan con argollas en uno de sus extremos para que puedas pasar entre ellas las puntas del otro extremo. Es importante que certifiques que el amarre es lo suficientemente firme para tu pequeño, y que su peso no supera los 10 kilogramos. Evita usarlo también en niños muy pequeños.

Elástica. Existen modelos que no deberás atar por tu cuenta, sino que cuentan con sistema de elástica para que colocarlo sea mucho más sencillo. Deberás halar el área donde estará el pequeño, colocarlo y listo. Ya que no suelen ser muy adaptables, asegúrate de que tu niño se mantenga cómodo y firme según el tamaño de fular que escojas.

Los niños mayores de 4 meses pueden comenzar a utilizar fulares semielásticos o firmes, ya que podrán mantener una buena postura por sí mismos. (Foto: oksix / 123rf)

Elementos adicionales

Aunque puede parecer un simple trozo de tela, existen fulares que incluyen novedades que resultan extremadamente útiles en diversos contextos. Aquí te mencionamos los más buscados para conozcas las opciones con las cuales podrás toparte.

Fulares para gemelos. Increíble, ¿no? Si tienes 2 bebés puedes, optar por fulares elaborados para sostener a un dúo de pequeños. La cantidad de modelos en este caso es muy amplia, y puede contar con divisiones en el centro para niños más grandes, o un solo saco frontal para mantener juntos a tus niños menores de 5 meses.

Fulares con bolsillo. Puede verse con frecuencia en los modelos firmes. En estos casos, encontrarás 1 o 2 bolsillos que te permitirán tener a mano elementos de importancia inmediata, como tu teléfono, un pequeño pañuelo o el chupete de tu bebé.

(Foto de imagen destacada: Jozef Polc/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Periodista y Social Media Manager enfocada en temas relacionados al área de tecnología, salud, innovación y educación. Cuando no está redactando, seguramente está alimentando su loca pasión por el cine y las series, o iniciando un nuevo curso online.