Última actualización: 10/12/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Estudios evaluados

30Comentarios recaudados

El mercado de la estética tiene muchos años y aún sigue proliferando en nuestros días. No ha parado de crecer. A pesar de la tendencia de belleza natural, las personas siguen consumiendo estándares de estética. Todo para verse y lucir mejor ante los ojos propios y de los demás. La manicura y la pedicura no son la excepción.

Es por ello que cada vez más encontramos nuevos salones de belleza, de cuidado de manos y pies en nuestras ciudades. Aunque también tenemos la opción de pagar por el servicio, resulta más cómodo hacerlo en casa. Es que en efecto, tanto el esmalte como la lámpara para uñas, son más rápidos y eficaces. Además, dejan un trabajo tan profesional, que es exactamente lo que buscan las personas con vida activa.




Lo más importante

  • La lámpara para uñas es una herramienta fundamental en un salón de belleza o un centro de manicura. Este aparato logra reducir en tiempo récord el secado del esmalte. Quienes viven de ello saben lo que significa esto.
  • Existen diversos diseños, tamaños y modelos de secadores de uñas. Hoy se distinguen dos tecnologías que aplican para los esmaltes permanentes y semipermanentes. Estas son las lámparas de luces LED y las lámparas UV o de luz ultravioleta.
  • Son fáciles de transportar, proveen muchas horas de vida útil y para lo imprescindible que puede resultar, no son muy costosos. Si eres de las que aman tener las uñas perfectas, pero no tienen el tiempo ni la paciencia, adquirir una lámpara para uñas te cambiará la vida.

La mejor lámpara para uñas del mercado: nuestras recomendaciones

En el siguiente artículo te ayudaremos a encontrar la lámpara para uñas que se adapte a lo que estás buscando. Tanto si quieres estar alineada a las últimas novedades de belleza, o si evalúas alternativas para generar más ingresos con tus clientas.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre la lámpara para uñas

Si te has pintado las uñas y has dedicado tiempo para que queden perfectas, sabes lo frustrante que puede ser arruinar el trabajo en tan solo pocos segundos. Es que quizás no todos lo entendáis, pero una lámpara para uñas que haga el trabajo de minutos en tan solo segundos, es un cambio revolucionario que ¡debes tener!

Existen dos tipos de tecnologías de secadores de uñas que son las más usadas: UV y LED. (Fuente: Mai: 1365552/ Pixabay)

¿Por qué comprar una lámpara para uñas?

Si eres de las impacientes cuando se pintan las uñas, de las que tiene siempre las manos perfectas o te dedicas a esto, una lámpara para uñas es un must have.

Pues si, la lámpara para uñas o lámpara UV es la herramienta perfecta y complementaria para tener tus manos radiantes en tiempo récord. Este pequeño aparato hace que todos los típicos accidentes (que ocurren casi siempre) cuando dejas secar las uñas naturalmente, desaparezcan.

El uso de las lámparas UV para secar las uñas permite un ahorro significativo de tiempo teniendo tus manos prontas en menos de 5 minutos. Si te dedicas a esto, sabes lo importante que es el ahorro de tiempo en un salón de belleza, ¿verdad? Otro de los beneficios es que puede secar varias capas de esmalte de uñas más duras.

Al generar un secado por capas, proporciona un acabado más fino y profesional.

El tiempo de secado lo va a determinar el tipo de lámpara para uñas. Existen modelos que secan en tiempo express mientras que otros requieren un poco más. Sin embargo, el tiempo máximo de secado es de 5 minutos, siendo siempre más rápido que el secado natural.

¿Cómo se le llama la lámpara para uñas?

Puedes encontrarlo tan solo como lámpara para uñas. Sin embargo, existen otras variedades como lámparas UV, lámparas de luz ultravioleta o lámparas LED. Aunque con distinto nombre, son aparatos muy similares, pero presentan diferencias entre sí que vamos a detallar más adelante.

Es necesario entender qué es una lámpara para uñas y para qué sirve antes de comprender la necesidad de adquirirlo.

En el proceso de pintado y secado, ocasionalmente las uñas no quedan totalmente secas, lo cual puede generar hongos. Los esmaltes más tradicionales suelen pelarse o quitarse a los pocos días. Por ello, surgen los esmaltes en gel o de acrílicos.

No obstante, estos productos necesitan de un acabado rápido. Es aquí donde fue necesario la creación de la lámpara para uñas para acelerar este proceso. En el mercado existen diversos dispositivos y, aunque todos cumplen con su función principal, cada uno es más adecuado para distintos tipos de esmaltado.

Los secadores de uñas son compatibles con esmaltes, pero algunos son selectivos. (Fuente: Snap: 2583493/ Pixabay)

¿Qué tipos de lámpara para uñas existen?

Antes de adelantarnos al funcionamiento, es importante conocer qué tipos de secadores existen. Para los esmaltes regulares (de farmacia o supermercado) existe un secador con ventilador y un generador de aire caliente.

De igual forma, esto ya es historia, porque tanto los esmaltes como los secadores han evolucionado para que tengas las uñas perfectas por más tiempo. Es conveniente diferenciar entre lámparas UV y lámparas LED. Esto indica el tipo de tecnología utilizada y su uso variará dependiendo del esmalte.

Es importante comprar primero los esmaltes y luego la lámpara para uñass adecuado para estos.

A continuación, detallamos las características principales y diferencias entre las lámparas UV y las lámparas LED:

Tipo de lámpara para uñas Tiempo de secado Características
Lámpara UV Normalmente, el secado demora un tiempo aproximado de 120 segundos. Formado por unas bombillas que se recomienda cambiarlas cada 4 o 6 meses.
Lámpara LED El tiempo de secado estándar demora entre 10 y 15 segundos. A través de un proceso fotoquímico, el gel se activa mediante la luz. Este es ideal para uñas en gel. La vida útil de sus bombillas dura normalmente unas 30.000 a 50.000 horas.

¿Cómo funciona la lámpara para uñas?

Como veréis, existen principalmente dos tipos de secadores de uñas que funcionan con distintas tecnologías. Ya sean las lámparas UV o lámparas LED, están fabricadas para aplicar a esmaltes semipermanentes o uñas de gel. Estos producen un efecto sobre ellas de secado y fijación.

El resultado se traduce en un mayor tiempo de duración del esmaltado, de 2 a 3 semanas y con un mejor acabado, brillo e intensidad del color. Es importante destacar que ambos dispositivos emiten radiación pero en distintas longitudes de onda.

Las lámparas LED emiten menos radiación que las lámparas UV y la longitud de onda es más pequeña.

Tanto las uñas de acrílico o gel como los esmaltes semipermanentes, están formulados con moléculas fotoiniciadoras que reaccionan al exponerse ante la radiación que emiten estos secadores. Estas producen una serie de reacciones químicas provocando el endurecimiento del esmalte. Es este proceso que da la duración del esmaltado.

Cabe destacar que existen esmaltes específicos que solo pueden secarse con secadores de uñas LED. Estos son fabricados con fotoiniciadores que requieren un secado muy rápido, incluso más veloz que el secado de las lámparas UV.

Criterios de compra

Para saber qué tipo de lámpara para uñas debes comprar, es importante establecer ciertos criterios. Tanto si trabajas en el rubro y lo necesitas para darle uso profesional o si eres una obsesiva de las manos prolijas. Para todas, existe una lámpara para uñas específico para la ocasión. A continuación, te enseñaremos los principales criterios a los que deberías apuntar.

Tecnología

La tecnología es de los criterios que definirán el tipo de lámpara para uñas que usarás. Pues bien, como mencionamos, hoy se comercializan mayormente los de luz ultravioleta (lámparas UV) y los de luz LED (lámparas LED). Aunque el último lanzamiento es una lámpara para uñas con mezcla de ambas tecnologías.

Esta resulta ser la mejor opción en caso de que tengas un salón y trabajes con varios tipos de esmaltes y productos. La luz LED es la fuente de iluminación principal y la ultravioleta se utiliza para curar los geles que funcionan solamente con este tipo de luz. Por ello, se utiliza muy poco.

Los secadores con ambas tecnologías son más costosos. Por otro lado, permite un ahorro de tiempo y maximización de la producción. Es importante tener esto en cuenta si trabajas en el rubro. Es un valor añadido y revolucionario en el mundo de la belleza.

Potencia

Todas las lámparas de uñas tienen distintas potencias. Dependiendo del uso, la potencia necesaria será diferente. Estas vienen clasificadas por el número de bombillas que tienen. A continuación lo detallamos mejor:

  • Lámparas UV: Normalmente, la potencias de cada una de las lámparas son de 9W. Es necesario ir cambiando las lamparillas periódicamente, ya que pierden efectividad con el tiempo. Esto se aprecia en la pérdida de luminosidad. La potencia de 36W permite un secado en 120 segundos aproximadamente. Son una buena opción para uso doméstico, puesto que tiene un alcance de 100 horas.
  • Lámparas LED: Usualmente, cada bombilla LED consume 5W de potencia. Estas secan en un tiempo récord de 15 a 30 segundos por capa. Por lo tanto, es la opción más elegida para salones de belleza por el aumento de productividad.

La lámpara para uñas es una herramienta fundamental en un salón de belleza o un centro de manicura. (Fuente: Picjumbo: 865121/ Pixabay)

Diseño y dimensiones

Existe una amplia gama de diseños de secadores de uñas. Los más buscados se caracterizan por ser de tamaño más compacto, fáciles de transportar y de utilizarlos encima de cualquier superficie.

Las máquinas de luz ultravioleta suelen ser de mayor tamaño y peso que las LED, lo que podría dificultar su transportabilidad. Por lo general, las lámparas UV ofrecen un hueco para introducir la mano entera permitiendo el secado completo.

Rapidez

Como mencionamos, este es uno de los criterios más decisivos. Aunque ambos tipos tienen un tiempo de secado muy veloz comparado al secado natural, existe una diferencia importante entre ellos.

Esto será decisivo para elegir si necesitas ahorrar tiempos de esperas con clientes o si ello te es indiferente. Los secadores de luz ultravioleta demoran unos 120 segundos, mientras que los secadores LED demoran entre 15 y 30 segundos por capa.

Recuerda: es muy importante el esmalte que uses, pues algunos hacen que el tiempo de secado se alargue.

Tipos de esmalte

Por último, y no menos trascendente, es la compatibilidad del tipo de esmalte con tu lámpara para uñas. Si trabajas solo con determinados esmaltes, tienes que tener en cuenta cuál es el aparato compatible.

Si usas esmaltes en gel, los secadores de uñas son compatibles con todos los geles. Sin embargo, existen algunos que son compatibles con determinadas marcas, por lo que tendrás que prestar atención a este detalle.

Esta relación de compatibilidad funciona en conjunto con el secado. Si aplicas esmalte de uñas permanente o semipermanente, puede que no funcione o que las uñas no sequen por completo.

Resumen

Para concluir, vimos que la lámpara para uñas puede ser un salvador a la hora de tener las manos impecables. Es que, como sabéis, las manos hablan mucho de la persona. Hoy la tecnología ayuda a que lo que antes tardaba muchísimo tiempo.

Tanto las mejoras en el esmalte como en la lámpara para uñas, han permitido un ahorro considerable. Además, brindan una durabilidad del esmaltado de hasta 20 días. Existen distintos tipos de secadores. Tanto la tecnología como la potencia determinarán cuál se ajusta mejor a tus necesidades. Ten en cuenta esto y los demás aspectos antes de elegir.

Esperamos que esta guía te haya resultado útil. Si fue así, no olvides compartir en tus redes sociales y dejarnos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Polenok: 167450286/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones